Premio Buenas Prácticas Europeas 2009 

El Premio Buenas Prácticas Europeas 2009 inaugurado por la Fundación Giordano Dell'Amore, en colaboración con la Red Europea de Microfinanzas, tiene por objetivo mejorar la comprensión del público acerca de la importancia de las microfinanzas, alentar a los profesionales de las microfinanzas en Europa para que compartan las buenas prácticas transferibles en el ámbito microfinanciero, de la innovación y de la sostenibilidad y promover y difundir estas buenas prácticas entre los demas organismos microfinancieros en Europa. El premio está abierta a todos los organismos u instituciones que han ofertado microfinanciación y servicios conexos en los Estados miembros de la Unión Europea, en los países candidatos y en los países miembros de la AELI/EEE. La persona galardonada recibe 50.000 euros. Esta suma debe invertirse en la implementación de nuevos proyectos o servir para cubrir costes fijos de servicios existentes.

En 2009, 14 instituciones presentaron sus propuestas. Las propuestas presentan diferentes experiencias en el ámbito microfinanciero en 7 países europeos. Después de haber leído, analizado y evaluado cada una de las propuestas, el comité de atribución seleccionó cinco finalistas. La comisión considera que cada una de las cinco experiencias presentadas propone un enfoque y una idea interesante que podría ser transferible a contextos similares. Los cinco finalistas fueron:

El ganador fue elegido por el Comité Científico con la colaboración de un experto en microfinanzas, entre los cinco candidatos previamente seleccionados y se dió a conocer durante la Sexta Conferencia Anual de la REM que se llevó a cabo los días 4 y 5 de junio del 2009 en Milán: se trata de ACAF.

Fundada en el 2004, la Asociación para las Comunidades Auto Financiadas (ACAF) apoya la creación de CAFs entre los pobres (principalmente inmigrantes) y les da asistencia técnica hasta que puedan funcionar de forma autónoma. Las CAFs utilizan la metodología del “banco de pueblo”: 10 a 40 miembros, auto-administrados, donde los miembros son propietarios y clientes. ACAF trabaja principalmente en Cataluña y en cuatro años ha creado 22 CAFs con más de 1.000 beneficiarios indirectos.

La Fundación distribuyó una publicación con los resúmenes de las experiencias de las instituciones previamente seleccionadas (descargar la publicación aqui - en ingles).